Buscamos el remedio de todos los males en Juanse Kafe

IMG_2410

Cuántas veces habremos pasado por “Juanse Especialidades”, en la esquina de San Vicente Ferrer con San Andrés: La farmacia que no pasa desapercibida por sus vistosos azulejos publicitarios y que nos ha acompañado durante más de un siglo, superando la posguerra e incluso la movida madrileña.

Tras dos años cerrada vuelve a albergar la vida del barrio: Mariví y Marina, dos hermanas donostiarras se han encargado de abrir sus puertas para acoger la gastronomía vasca y navarra en pleno corazón de Malasaña.

IMG_2426

Manos a la obra, las hermanas López decidieron descolgar el cartel de “Se alquila” para iniciar una cuidadosa reforma de la antigua botica y convertir el espacio en cafetería y tienda de productos delicatessen. Siempre respetando el denominado “Sello Juanse”.

IMG_2435

IMG_2422

En el interior, el almacén tomó forma de cocina y desde entonces salen de la panoteca ricas tostas delicatesen. Éstas son algunas de las propuestas estrella:

• Idiazábal: Rebanada de pan artesano con queso Idiazábal, membrillo y nueces.

• Lekunberri: Rebanada de pan artesano con queso Idiazábal ahumado y jamón serrano acompañados de tomate natural y rúcula.

• Zumaia: Rebanada de pan artesano con anchoas del Cantábrico en aceite de oliva, queso y tomate natural en rodajas.

Las paredes recubiertas de vitrinas dejaron de lado los ungüentos y medicamentos para dar cabida a productos de denominación vasca: Conservas de Olasagasti, guindillas piperrak, sales aromatizadas de Añana y dulces típicos como xaxu, tejas o cigarrillos de chocolate, entre otras muchas especialidades. Durante esta época especial del año, además acogen dulces navideños y turrones de autor como Gorrotxategi o Casa Eceiza. Todo un lujo del norte al alcance de la mano en Madrid…

10519731_997791613567828_4615200685400929962_n10428096_1000290526651270_4527795248823430594_n

Por su parte, el antiguo mostrador de madera de la botica dejó de recibir recetas para servir aperitivos, desayunos y meriendas. Por él sale la fusión de ambas culturas gastronómicas: La vasca y navarra con la madrileña. Pues también se pueden encontrar productos como Mahou o emblemático café La Mexicana.

IMG_2436

Mitad botica, mitad Kafé; mitad madrileño, mitad vasco. Así es la excepcional combinación que converge en este espacio patrimonio histórico nacional, en el que por otra parte se pueden ver pequeñas obras de arte moderno como varias litografías de los vascos Zumeta y Dora Salazar o Takos del Estudio Dureros. Un lugar único para evadirse de la realidad y disfrutar de un buen café acompañado de una típica tosta de País Vasco.

Autor

Para bien o para mal, la incertidumbre me mata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *